Mes: julio 2013

Mermelada de kiwi

Posted on Actualizado enn

Mermelada de kiwiPara rellenar el vacío que va a  suponer la entrada de las vacaciones, os propongo una actividad de esas de slow cooking y que solo nos podemos permitir en estas fechas. Quizás  a ojos de muchos no sirva para nada, pero puede llegar a hacer sentir muy bien a uno mismo. Así que  no malgastéis el tiempo veraniego enganchados al smartphone, desconectad inmediatamente (bueno, justo después de leer este post y darle a like) y preparaos para algo más productivo que ver la tele o hacer crucigramas: crear vuestra propia mermelada.

En la receta de la Panna Cotta ya vimos una sencilla manera de hacer una especie de mermelada express: coged fruta, echadle por encima un poco de azúcar y de zumo de limón, llevad a la ebullición y retirad después de 2 minutos. De esta manera obtenemos una especie de “fruta en su jarabe“, es decir, fruta ligeramente confitada que ha desprendido un dulce y colorido liquido, ideal como topping de todo tipo de postres.

Pues bien, la mermelada real no consiste en otra cosa que realizar ese mismo proceso pero a escalas más industriales. Es tan sencillo que esta vez no necesita diagrama de flujo. Simplemente se echa la fruta, el azúcar (como mínimo la mitad del peso de la fruta), y opcionalmente el zumo de limón; se lleva a la ebullición durante 15 minutos, quitándola del fuego y volviéndola a poner varias veces. Esto es para evitar que se pegue, aunque en realidad le da vidilla al proceso y nos hace imaginarnos que somos un chef que se sabe trucos y todo. Una vez despiertos, lo pasamos a fuego lento, y vamos removiendo de vez en cuando. Iremos viendo como, poco a poco, la fruta se deshace y va convergiendo hacia esa textura gelatinosa característica de la mermelada, finalizando su metamorfosis hacia los 45-60 minutos.

Hasta aqui todo muy bien; pero… el precio de la fruta, más el precio del azúcar, más el rato que me he tirado… ¿sale a cuenta? Casi sale más caro que comprar un bote de mermelada en el super.

Yo veo 3 ventajas a hacer uno mismo su propia mermelada.

Primero, que le echas el azúcar que quieres. La mermelada del super tiene más azúcar que fruta (ves y compruébalo), lo cual es casi escandaloso. La que uno se hace tiene el azúcar que uno quiera.

Segundo, que puedes hacer mermeladas de sabores que no existen en el super. Yo he optado por la mermelada de kiwi como se muestra en la foto.

Y tercero, el efecto IKEA: lo único que he hecho es seguir las instrucciones, y encima han quedado algunos defectillos… pero comerse una tostada de mermelada diciendo “la he hecho yo “… no tiene precio.

The Panna Cotta Visualization

Posted on Actualizado enn

panna cota 180

Desde que un amigo farmacéutico me contó que tiene un libro de recetas de jarabes, estoy esperando que colabore en este blog. Me interesa sobre todo el jarabe que, según me contó, tuvieron que retirar del mercado porque estaba demasiado bueno.

Mientras espero, me he lanzado a otro tipo de experimento. Como véis, el título del post podría ser digno de un capitulo de la serie The Big Bang Theory, y es que la receta que os traigo hoy bien podría haber sido sacada de la página de facebook de Sheldon Cooper, su protagonista. Y es que hoy vamos a hacer un experimento con la receta. Pero solo con la receta, es decir, con la manera de presentar las instrucciones. No con la comida.

Me explico.

La receta de hoy es de la Panna Cotta, mi postre italiano preferido, que significa nata cocida y que, como todo postre que combina grandes cantidades de materia grasa y azúcar, es un éxito seguro. Pero ya os aviso de que ésta no es la parte experimental. De hecho la receta no ha salido ni de internet, ni de una revista ni de la tele, proviene directamente del Piamonte (a través de una amiga de una amiga de mi mujer) y por llegar, me ha llegado directamente en italiano (aunque se entiende sin problema). De hecho, dada la exactitud de sus instrucciones y que sale perfecta a la primera, no me extrañaría que hubiese sido sacada de alguna libreta de recetas de una abuela italiana. Hecho que queda más que demostrado si vemos la pinta de la foto que ha salido.

¿Dónde está el experimento entonces? Pues bien, en la manera en que os voy a presentar la receta. Hoy no va a haber lista de ingredientes, ni instrucciones, ni chistes intercalados. He pensado mostrarla de una manera algo más original, más científica, más algorítmica, así que espero que hayáis puesto en ON vuestro botón geek. Tomadlo como una curiosidad, como un juego, o simplemente como lo que es: una receta de Panna Cotta. Aquí os dejo con The Panna Cotta Visualization.

pannacottavisu

Post invitado: Bundt cake tropical

Posted on

DSCF4277El 2011 fue algo así como un año sabático que aproveché para muchas cosas como hacer un curso de escultura, casarme, aprender francés y descubrir el bizcocho que se convertiría en “mi especialidad”.

Os puedo asegurar que este bizcocho es éxito seguro tanto para pequeños y mayores, como tarjeta de visita o cuando recibáis invitados y gusta a todas las nacionalidades.

Creo que cada vez que he preparado este bizcocho me han pedido la receta, y como ya son muchas las peticiones que acumulo me he decidido a compartirla ¡a lo grande!

¿De dónde surgió mi bundt cake de mango y plátano?

Un día viendo la sección de recetas en directo del programa La Mañana de la 1 dirigida por el cocinero Sergio (a través del canal internacional de tve1) me llamó la atención un bizcocho por sus ingredientes exóticos. Me pareció una receta tan fácil y a la vez curiosa que me decidí a preparar uno yo misma. En el momento de prepararlo cambié la versión original de papaya y plátano por mango y plátano.

Darle forma de bundt cake lo hace más especial todavía, no sé por qué, pero resulta muy atractivo a la vista y al paladar.

Aunque esto no es siempre cierto, solo hay que recordar dos escenas míticas en Mi Gran Boda Griega: la sorpresa de ver un bizcocho con un agujero y solucionar el problema colocando una maceta en él.

Ingredientes:

  • 100 ml aceite de oliva
  • 150 gr harina de maíz
  • 1/2 sobre de levadura
  • 100 gr azúcar blanco
  • 3 huevos medianos
  • 1/2 mango maduro
  • 1 plátano maduro (preferiblemente, plátano de Canarias)

Preparación:

Ir incorporando los ingredientes en el orden de la lista en la batidora o robot de cocina (yo uso el MyCook) e ir batiendo hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos.

Verterla en el molde (previamente engrasado con mantequilla y harina para facilitar el desmoldado) y meter en el horno, precalentado a 170 grados, durante 40 minutos.

DSCF4273

Servir frío.

Escrito por Isabel, mi mujer, editora de La Vie en DIY.