frutos rojos

Muffins neoyorkinos

Posted on Actualizado enn

Image

Nos rescatan de una isla desierta y nos dan a escoger entre un buffet libre de pastelería francesa y otro de bollería americana. ¿Con cuál nos quedaríamos?

Por un lado tenemos la finura de los hojaldres, la delicadeza de esas masas cuidadosamente cocidas a 123.5 grados, las obras de alta arquitectura decorativa… Por otro lado las guarrerías de chocolate rebosante, las bombas de artillería azucarada y los tamaños desproporcionados.

Yo dudaría.

Eso mismo debía estar pensando cuando, paseando aleatoriamente por una librería, cayó en mis manos aquel libro de postres neoyorkinos. A los pocos minutos el libro estaba comprado y yo en casa haciendo muffins de frutos rojos y de trozos de chocolate.

Hacer muffins es sencillísimo, casi no hay posibilidad de error.  Básicamente hay que hacer una masa batiendo los siguientes ingredientes

31.7 cl de nata líquida
17.4 cl de leche
5 cl de aceite de oliva virgen extra
321g de harina con levadura (reduce aun más la probabilidad de error)
51g de azúcar
1 huevo
un poco de sal

Y ya está, se rellenan los moldes alternando una cucharada de masa con una cucharada del ingrediente de sabor. En mi caso hice 2 sabores clásicos: trozos de chocolate y mermelada de frutos rojos. Mejor si tienes frutos rojos de verdad, pero es lo que había en la nevera. Al menos era bio… Volviendo a la receta, esto es lo que obtenemos.

IMG_20130414_162734

La foto muy bonita, pero… se me olvidó untar de mantequilla los moldes para que no se pegara la masa. Hacemos un RESET: vaciamos y limpiamos el molde, untamos de mantequilla y volvemos a rellenar.

Ponemos el horno a 199 grados (o a 200, según nuestras preferencias), 21 minutos, y al poco tiempo la casa se impregna de un olor que convierte las bocas en agua.  Ideal para impresionar a amigos o cuando viene el casero a comprobar el estado del piso. A través del cristal del horno, la cosa tiene buena pinta.IMG_20130414_163939

Y este es el resultado final. No es un Saint-Honoré pero hay veces en las que a uno le apetece un muffin. Nota mental: no ir nunca más a la librería con el estómago vacío.

DSCF3952

Anuncios