mycook

Mermelada de naranja glotona (y magdalena de regalo) – receta con MyCook

Posted on Actualizado enn

Receta de mermelada de naranja y magdalena Post Invitado escrito por Isa

Después de unos días de encadenar recetas varias de magdalenas, dije: vamos a innovar un poco… vamos a hacer una mermelada robótica de naranja! 

Robótica porque usé el MyCook y también intenté que fuese lo más glotona posible pero sin pasarme con el azúcar, ¿cómo es posible? Os lo explico más abajo:

  1. Cogemos 4 naranjas bien majas (400 gr. aproximadamente), las pelamos intentando eliminar toda la parte blanca (porque daría amargor) 
  2. Las echamos al vaso del MyCook y las picamos 10 segundos al TURBO. Reservamos.
  3. Sin limpiar la jarra, echamos 150 gr. de azúcar blanca y 50 gr. de agua y programamos 5 minutos, 100 °C y velocidad numero 3.
  4. Anyadimos las naranjas reservadas y una cucharada de café de caramelo liquido. Programamos 30 minutos, 100° y velocidad numero 2.

Y por último: dejar enfriar y saborear, por qué no con una magdalena recién hecha?

Receta de mermelada de naranja y magdalena

Posts relacionados:

Risotto con setas y verduras (MyCook)

Posted on Actualizado enn

Risotto de setas, calabacin y puerro con MyCook, con vino blanco. Hubo una época en la que solía pensar que “risotto” era simplemente una manera algo más cool de vender  un “arroz con cosas”, una cuestión de branding o de motorbike selling. Y años después, aquí me tenéis, escribiendo una receta de arroz con cosas y llamándole risotto.

Este blog suele tratar de postres, pero también de hacer el geek en la cocina. Hoy dejamos de lado la repostería para explotar lo segundo, a través de uno de los aspectos más geeks de la cocina: los gadgets.

En casa tenemos un MyCook, que de hecho uso en este blog para casi todas las recetas de postres que requieren amasar. Pero en ocasiones también lo usamos para hacer comida normal. Aquí os dejo una receta propia de risotto con setas y verduras, hecho con ayuda del MyCook. O hecho por el MyCook con mi ayuda, según se considere mi nivel culinario…

No hace falta decir que, como informático, me encanta el hecho de que una receta se escriba en forma de tabla con números…

Ingredientes Tiempo Temperatura Velocidad
50g Aceite de Oliva 1 min 120 C 2
50g Puerro 1:30 min 120 C 2
100 g Calabacín
100 g Champiñones
4 min 120 C 2
300 g Arroz 1 min 120 C 2
50 g Vino blanco dulce 1 min 120 C 2
800g Caldo vegetal o de pollo (sobre todo si te sale por las orejas) 20 min 90 C 2

La traca final puede ser añadir un poco de queso rallado. El manchego semi-curado (en lugar del habitual parmesano) le da un toque algo explosivo.

Si alguien piensa “esta receta la he visto yo en alguna parte”, es casi normal. En realidad, está basada en la receta de “arroz con verduras” del PDF que acompaña al MyCook (receta 04). Pero sustituyendo las verduras originales por verduras que nos gustan más en casa. Y el vino blanco por vino blanco dulce. Es otro cambiazo descubierto por casualidad un día que solo teníamos disponible vino blanco dulce.

Y entonces, ¿por qué le llamo risotto a este plato? Es posible que haya aprendido ya lo que es un risotto. O podría ser que simplemente os estuviese intentando vender este post. Os dejo que lo decidáis. Y si para decidirlo queréis probar la receta y ver qué sale, eso que os ganaréis…

Bizcocho del yogur: la más perfecta de las recetas populares

Posted on Actualizado enn

bizcocho del yogurHay postres “cultos” y postres populares.

Postres cultos son los que se degustan en restaurantes, los que se adquieren en pastelerías y los que se diseñan en chocolaterías. Recetas complejas, y al alcance de pocos bolsillos.

Los postres populares son los que se amasan en casa, los que se transportan en tuppers, los que se basan en una receta manuscrita sacada de una libreta de doble raya con espiral, y los que se comparten de boca en boca.

Hoy vamos a dar el premio a la mejor receta de postre del mundo, y es una receta popular.

Y es que la mejor receta de postre de la historia no se encuentra ni en la caja fuerte de un restaurante de tres estrellas Michelin, ni en las páginas un best-seller culinario, ni en casa de una nonna en un pueblo perdido de Italia esperando a que Jamie Oliver la descubra y se ponga a cocinarla en masa. La mejor receta de postre de la historia está en las bocas y emails de la gente, y sale siempre a la primera. Es la del bizcocho del yogur. 

¡Ohhhh! ¿Decepción? ¿Esperabais una revelación y os habéis encontrado con una receta que conoce medio mundo? Pues siento deciros la fea verdad, la ugly truth: si la conocéis, si os parece demasiado sencilla, si es el primer postre que hicisteis, si vuestra familia y amigos la han hecho ya 20 veces y se la han intercambiado por email 40, si la habéis visto en 90 paginas web de recetas en 10 idiomas, no es por otra razón que porque es la receta perfecta: fácil de hacer, pero igual de importante, fácil de entender y fácil de transmitir; una receta sin cantidades en gramos ni mililitros, al alcance de cualquiera y, por encima de todo, que sale siempre bien y buena. No sé si en el mundo existe otra receta popular tan extendida, tan estandarizada y tan imposible de mejorar en cuanto a ratio facilidad de hacer / calidad del resultado. 

INGREDIENTES:

  • Un yogur (natural o de limón)
  • 1 medida de yogur de aceite (de oliva o girasol)
  • 2 medidas de yogur de azúcar
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 3 huevos medianos
  • 1 sobre de levadura
  • Opcionalmente, ralladura de limón (sobre todo si el yogur no era de limón)

PREPARACIÓN:

  1. Mezclar todos los ingredientes en un bol hasta obtener una masa homogénea.(En Taurus MyCook, poner todos los ingredientes en el vaso y usar el botón “amasar” hasta obtener una masa homogénea)
  2. Verter en molde untado de mantequilla y salpimentado de harina, y hornear 40 minutos, cómo no, a 180°.

BONUS:

  • Para hacer bizcocho de chocolate, añadir cacao en polvo (preferiblemente 100%), chocolate fundido, o mejor: usa un yogur de chocolate.
  • Aún mejor: haz un bizcocho de dos colores. Sigue la receta de arriba, echa la mitad de la masa en el molde, añade el chocolate o el cacao al resto de la masa, mezcla, y vierte la segunda parte de la masa encima de la primera.
  • Bizcocho de piña: añade trozos de piña a la masa (y opcionalmente un pelín de zumo).

La versión que se muestra en la foto es de color mas amarronado, se hizo con azúcar moreno y un yogur griego.

Esponjosamente insuperable.

Batido de helado de turrón y leche merengada

Posted on Actualizado enn

Receta de Batido de turrón y leche merengadaHubo una época en la que las opciones a la hora de escoger un helado se limitaban a vainilla, limón y chocolate – éramos felices con poca cosa y escasas dudas.

Hoy en día, sin embargo, las heladerías nos ofrecen ristras infinitas de sabores menos convencionales: sandía, menta, caramelo de mantequilla salada, pistacho, piruleta, galletas maría, … algunas son cosas que ni sabías que podían helarse. Además, la globalización nos trae helados de maracuyá, galletas oreo, dulce de leche, sirope de arce…

Pero, para los que estamos fuera, el primer helado que nos comemos de vuelta a nuestra tierra no es ni de Ferrero Rocher, tiramisú ni Toblerone, y  por mucho que nos tiente el de brownie o el de nueces de macadamia, siempre vamos a buscar, el único, el insustituible y el deseado helado de turrón. Es un sabor muy difícil de encontrar fuera de nuestras fronteras, que se echa de menos incluso por mucho que uno intente remplazarlo con helado de praliné, que es el que, aún lejano, más se asemeja.

Así que, si pertenecéis al club de los que consumimos más turrón en forma de helado en verano que en su forma tradicional en invierno, os propongo una pequeña variación con el objetivo de romper la monotonía, en forma de batido, y combinada con otro ingrediente muy nuestro: la leche merengada.

Simplemente cogemos una bola de helado de turrón por persona; que sea generosa, que para eso estamos en casa y no en la tienda.  También necesitamos  la suficiente cantidad de leche merengada  para llenar un vaso largo, y una vez mezclados estos dos ingredientes, batimos. Obtendremos una bebida refrescante y dulce, combinación de sabores perfecta y atrevida, alejándonos de los sabores tradicionales de batidos de helado, que siempre suelen tirar hacia la opción frutas del bosque o helado de limón.

La receta es tan sencilla que casi ni se merece el nombre de receta, pero estamos en verano y hay que tomárselo todo más relajadamente y aprovechar el tiempo para otras cosas. Así que, por ser hoy, compra la leche merengada del súper y ya volveremos a coger la espátula en septiembre. Precisamente por eso, no voy a invertir más tiempo en este post y voy a buscar la batidora.

Batido de turrón y leche merengada

Para hacerla con el MyCook, mezclar una bola de turrón con unos 200g de leche merengada y, sin temperatura, programar 30 segundos a velocidad 5, subiendo progresivamente hasta velocidad 10.

Lemon cake

Posted on Actualizado enn

ImageNo, no puede ser. No es posible que esa masa deshecha que se ve en la fotografía sea un pastel de limón comestible. Ni que su creador esté posando triunfalmente a su lado. Y aún menos que se atreva a compartir dicha foto en este blog tan tranquilo, sin sentir ni siquiera media cucharada sopera de vergüenza.

¿Verdad?

[…]

En mi defensa diré que fue hace muchos años, que fue un error de juventud, un fallo de los ingredientes o una negligencia culinaria. En cualquier caso, este post va a resolver una deuda pendiente que, claramente, tenía con los pasteles de limón.

El pastel que va a saldar dicha deuda es una versión simplificada de la tarte au citron francesa, y como tal su nombre no merece ser pronunciado en una lengua que no acepta inexactitudes culinarias, así que le he llamado lemon cake.

Consiste, básicamente, en una base de pasta de galleta (que no llega a ser dura como las tartaletas) y un flan de limón por encima; para decorar, en lugar de usar merengue de las tarte au citron, una capa de azúcar glace, ya que el merengue es trabajoso y, no nos engañemos, lo que está bueno de la tarta de limón es el limón. La clave es que no esté ni muy dulce ni muy ácida. La receta abajo, pero antes el resultado:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vaya diferencia. Sólo decir que la tarta de la primera foto no se la comió nadie. En cambio, mis invitados casi me dejan sin probar ésta.

DSCF4134

Receta

  • Para la base, amasar 130 g de mantequilla, una pizca de sal, 150 gramos de harina, 35 gramos de harina de maíz, y 30 g de azúcar glace. En un molde untado de mantequilla y espolvoreado de harina, repartir la masa y meterla al horno a la temperatura de siempre unos 30 minutos (hasta que la masa esté dorada y más bien dura).
  • Para la capa de limón, batir la ralladura de un limón, un vaso de zumo de limón, 6 huevos, 248 g de azúcar, y 40-45 g de harina. Bajar el horno a 150 °C, y echar la mezcla sobre la masa, dejándolo 40 minutos más.
  • Al sacarlo, dejar enfriar y adornar añadiendo una capa de azúcar glace con un tamiz (para dar la ilusión de una capa superior).

Si tenéis un gadget tipo la Taurus MyCook, la masa se puede hacer metiendo todos los ingredientes y dándole al botón “Amasar”, y la mezcla para el flan se puede hacer colocando las paletas  para batir y poniéndolo 1 minuto a velocidad 3 (sin temperatura).

Por cierto, te meterás en un lío si exprimes el limón antes de rallarlo o te intentas comer un trozo de pastel poco después de sacarlo del horno. Por decir dos ejemplos así, aleatorios, que no tienen por qué haberme pasado a mí.